Acción de Gracias

“Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias.”
– Filipenses 4:6

La palabra de Dios nos habla que debemos dar gracias siempre, en todo tiempo y por todo, reconociendo que Dios nos ha dado todo lo que tenemos, y nos ha hecho lo que somos. En el libro de Filipenses nos dice que nuestras peticiones deben ir acompañadas con acción de gracias. La gratitud a Dios es una de las claves para que Él siga derramando bendiciones en nuestras vidas y desate su poder sobrenatural en nuestras vidas.

Ser agradecido es una virtud que se desarrolla en nosotros como Cristianos, reconociendo que lo que tenemos y lo que somos proviene de Dios. Ser agradecidos nos hace estar conscientes de las bendiciones que hemos recibido, de las cosas que hemos recibido, y no enfocarnos en los que nos hace falta.

Una de las razones que tenemos para estar agradecidos es que Dios es bueno. Dedicar un tiempo para solamente meditar en lo que bueno que Dios ha sido con nosotros, y darle gracias exclusivamente por ello, es una de las acciones que deberíamos de repetir con frecuencia. No hay forma de poder poner precio a todo lo que Dios nos ha dado, o de todo lo que nos ha salvado; lo menos que podemos hacer es darle gracias porque Él siempre ha sido bueno.

La acción de gracias hace que el favor de Dios en nuestras vidas se extienda aún más allá de lo que ha hecho. Así mismo, Dios nos confía más en nuestra labor de mayordomía; Dios nos confiará más a nuestra administración cuando reconocemos que todo lo que recibimos viene de Él y que todo es para Él, siendo agradecidos en todo momento.

Dios nos manda a que seamos agradecidos. Es su voluntad que demos gracias en todo momento, no importando lo difícil de las circunstancias. Posiblemente no entendamos lo que está sucediendo; debemos negarnos a la queja, murmuración, desánimo. Por el contrario debemos ser agradecidos en todo. Tener un corazón agradecido, siempre dispuesto a alabar y glorificar a Dios, dando gracias porque Él es bueno y porque para siempre es su misericordia.

“Y cantaban, alabando y dando gracias a Jehová, y diciendo: Porque él es bueno, porque para siempre es su misericordia sobre Israel. Y todo el pueblo aclamaba con gran júbilo, alabando a Jehová porque se echaban los cimientos de la casa de Jehová.” (Esdras 3:11)

Comparte la Bendición Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPrint this pageEmail this to someone